Me siento como Mario

Ayer junto a mi hija terminamos el juego Super Mario Bros wii, mientras trataba de terminar la última etapa y enfrentarme a Browser  comencé a pensar en mis fracasos y mis éxitos, trataba de concentrarme me decía “sangre fría” “ahora si” cada vez que perdía y volvía a empezar, y en eso comencé a reflexionar sobre mi vida y lo mucho que se parece a este juego, de cómo fracasamos pero lo volvemos a intentar unas veces metemos la pata otra lo hacemos bien.

New-Super-Mario-Bros-Wii-Toads-Mario-Luigi

Este es un juego complejo pero simple igual que la vida comenzamos con los primeros niveles que son fáciles mirando hacia atrás pero cuando los atravesamos por primera vez tenían sus complicaciones, como cuando niños nos complica caminar he ir al baño cosa que ahora no representan ningún reto, pero estos desafíos se fueron volviendo más difíciles cada vez que avanzamos, pero de a poco comenzamos a tomar el rito a la cosas y comenzamos a mejorar nuestras habilidades para superar las distintas etapas, pero cuando creernos que todo va bien nos aparece un castillo frente a  nosotros y pensamos acá esta la princesa la rescatare, pero este castillo representa las mayor dificultad de esta mundo, lo intentamos una y otra vez hasta que logramos superarlo solo para darnos cuenta que la princesa estaba en otros castillo, y la vida es igual nos ponemos metas y nos creamos ilusiones de felicidad, que felicidad que al lograr la meta solo nos damos cuenta que hay mas camino por recorrer, y lo peor cada vez más difícil, pero en esta dificultad esta lo hermoso de la vida que nos da el impulso para seguir jugando y saber que algún día rescataremos a nuestra princesa, pero no solo es dolor también tenemos etapas de felicidad y alegría como cuando tenemos bonos y regalos que podemos llevar en nuestro viaje, al cual no vamos, y aunque muchas veces comencé jugando solo no pasaba ni una etapa hasta que escuchaba una vocecita que me decía papá puedo jugar contigo, y ya no estaba solo la tarea era compartida y Luigi estaba a mi lado, en un principio era más una carga que un aporte pero poco a poco fuimos puliendo nuestras habilidades y llegamos a complementarnos bien creando estrategias y salvándonos mutuamente, que feliz que estaba.

Algunas veces la tarea se ponía más difícil de lo que podía soportar, por lo que muchas veces volvía al primer nivel a buscar vidas y poderes, tal como lo hacemos en el refugio de nuestra familia, donde recargamos las energías para seguir en este juego.

Muchas veces me siento pequeño, otras grande, otras veces invencible y con poderes de todo tipo, como entiendo a Mario por que mi vida es igual a la de él, algunas veces buscando entre los bloques ese poder que me ayudaría a superar las etapas, a veces es el que quiero otras en una herramienta que no quiero, pero al fin y al cabo la vida no siempre es como queremos, pero cada cosa nos ayuda igual.

Una vez por ahí escuche que decían que muchas veces fallaremos en la vida, lo importante es cada vez fallar mejor

Todavía me quedan muchas estepas que pasar en esta vida, pero sé que no estoy solo, tengo a Luigi y los honguitos, y sé que algún día encontrare y rescatare a la princesa.

Y cuando eso pase me dirá, has escuchado hablar del mundo oculto, y vendrán más desafíos , pero los enfrentaremos exitosos y con la confianza que podemos hacerlo

Orregol

Por favor, todos los seres vivos, de este planeta, del sol, y de las estrellas, plantas y animales, porfavor, brindenme un poco de su energia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.