Nos están atacando, pero no lo vemos. El rival es más fuerte y poderoso de lo que imaginamos

Hace algunos años las empresas tabacaleras pensaron que podían engañar a la gente para siempre, argumentando que el tabaco no era dañino. Bueno, algo similar esta ocurriendo con otra industria, la de los alimentos.

Es hora de leer, educarse y entender la realidad de lo que comemos. Es vital para el desarrollo de las generaciones futuras. No nos dejemos engañar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.