Trauma de sobrevivientes al Holocausto se transmitió geneticamente a sus hijos

Un estudio reveló que los cambios genéticos derivados del trauma sufrido por los sobrevivientes del Holocausto pueden haber sido transmitidos a sus hijos. Este aporte confirmaría la teoría de la llamada “herencia epigénica”.

Un estudio reveló que los cambios genéticos derivados del trauma sufrido por los sobrevivientes del Holocausto pueden haber sido transmitidos a sus hijos. Este aporte confirmaría la teoría de la llamada “herencia epigénica”.

Según publicó el medio británico The Guardian, mediante un estudio genético a 32 hombres y mujeres judíos que pasaron por campos de concentración nazi, fueron testigos u objetos de torturas o fueron perseguidos durante la Segunda Guerra Mundial, un equipo de investigación del Hospital Mount Sinai de Nueva York, dirigido por Rachel Yehuda, entregó la señal más clara que se tiene hasta ahora sobre cómo la experiencia de vida de una persona puede afectar a las generaciones posteriores.

La investigación por su puesto también implicó un estudio genético a los hijos de los sobrevivientes, en donde se registró el aumento de probabilidad de trastornos relativos al estrés, esto porque se ha comprobado que las hormonas del estrés están relacionadas con el trauma. “Si hay un efecto de transmisión del trauma, debería expresarse en un gen relacionado con el estrés, pues es el que da forma a la manera hacemos frente a nuestro entorno”, dijo la investigadora.

Los resultados fueron comparados además con estudios sobre hijos de familias judías que vivieron fuera de Europa durante la guerra, funcionando como grupos de control para cotejar los datos.

Así encontraron etiquetas epigenéticas en la misma parte de este gen en los sobrevivientes del Holocausto y sus hijos. Correlación que no fue encontrada en ninguno de los grupos de control.

“Los cambios genéticos en los niños solo pueden atribuirse a la influencia del Holocausto en los padres”, sostuvo Yehuda.

La investigadora, cuya obra publicó la revista Biological Psychiatry, sostuvo en esa línea que “hasta donde sabemos, este estudio proporciona la primera demostración de la transmisión de pre- concepción de efectos del estrés dando lugar a cambios epigenéticos tanto en los padres como en su descendencia”.

El aporte es controversial ya que por primera vez se confirmaría empíricamente la teoría epigénica, que sostiene que los factores ambientales como el tabaquismo, el estrés o la dieta, pueden afectar los genes de generaciones posteriores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.