27 frases imperdibles de Seneca

 

Importa mucho más lo que tú piensas de ti mismo que lo que los otros opinen de ti.

No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas.

La ira: un ácido que puede hacer más daño al recipiente en la que se almacena que en cualquier cosa sobre la que se vierte.

La tristeza, aunque esté siempre justificada, muchas veces sólo es pereza. Nada necesita menos esfuerzo que estar triste.

No hay nadie menos afortunado que el hombre a quien la adversidad olvida, pues no tiene oportunidad de ponerse a prueba.

No es pobre el que tiene poco, sino el que mucho desea.

La vida es como una leyenda: no importa que sea larga, sino que esté bien narrada.

Una esperanza reaviva otra esperanza; una ambición, otra ambición.

La voluntad es la que da valor a las cosas pequeñas.

no hay peor enemigo que el que se lleva por dentro

Para saber algo, no basta con haberlo aprendido.

Pesa las opiniones, no las cuentes.

No podemos evitar las pasiones, pero si vencerlas.

El fuego prueba el oro; la miseria los hombres fuertes.

No hay viento favorable para el que no sabe donde va.

El mayor obtaculo de la vida es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy

Si quieres que tu secreto sea guardado, guárdalo tú mismo

El trabajo y la lucha llaman siempre a los mejores.

El hombre más poderoso es el que es dueño de sí mismo.

Lo que las leyes no prohíben, puede prohibirlo la honestidad.

Los deseos de nuestra vida forman una cadena, cuyos eslabones son las esperanzas.

Sólo en la fortuna adversa se hallan las grandes lecciones del heroísmo.

La esclavitud más denigrante es la de ser esclavo de uno mismo

La armonía total de este mundo está formada por una natural aglomeración de discordancias.

Gran parte de la bondad consiste en querer ser bueno

Nunca fue fácil el aprendizaje de la virtud

Las obras se tienen medio terminadas cuando se han comenzado bien

Orregol

Por favor, todos los seres vivos, de este planeta, del sol, y de las estrellas, plantas y animales, porfavor, brindenme un poco de su energia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.