Los primeros avances revelan que en realidad el proceso del origen de la vida no es tan complejo como se creía. Un grupo de investigadores de la Universidad