Siberia solía ser considerada una región tranquila de nuestro planeta, pero desde agosto del pasado año se convirtió en el centro de rumores por parte de la comunidad