La aplicación móvil habría confundido el nombre de una calle, llevando a la víctima y a su marido a una zona dominada por narcotraficantes. ¿Hasta qué punto podemos