Beneficios de aprender a tocar un instrumento musical

 

No es necesario ser un músico famoso para disfrutar los beneficios que trae practicar la música en nuestra vida. Lo único que necesitas es leer este artículo y escoger un instrumento de tu interés. Te aseguro que tu interés en la música aumentará inimaginablemente.

Aquí tenemos los 5 beneficios de aprender a tocar un instrumento musical.

  1. La música es una forma sana de aprovechar el tiempo libre

Todo el tiempo libre que destines a tocar un instrumento es tiempo que estarás, potencialmente, dejando de usar en otras actividades menos sanas. Pues bien, en lugar de estar saliendo a tomar alcohol o consumir contenidos basura en televisión, dedica unas horas diarias a descubrir tu instrumento.

  1. Tiene efectos comprobados en el aprendizaje

Tocar un instrumento mejora, sin duda, las habilidades del lenguaje, la memoria, la conducta o la inteligencia espacial. Esta última es fundamental para los pensamientos de la vida cotidiana, desde solucionar problemas matemáticos complejos hasta envolver el almuerzo diario. Y eso sólo hablando de la parte intelectual, porque también tiene un factor emocional y de actitud hacia la vida importante, que veremos a continuación.

  1. Ayuda a la expresión de emociones y a la liberación de estrés

Algunos estudios aseguran que aprender música ayudaría a prevenir problemas cardíacos asociados a la ansiedad y al estrés. Y tiene sentido: tener más formas de liberar nuestras emociones nos garantiza que tendremos una vía de escape ante situaciones de alto estrés.

Tip útil: Si tienes un abuelito o abuelita con problemas de demencia senil, hazle escuchar su música favorita y verás cómo sus períodos de lucidez serán más largos.

  1. Ayuda a desarrollar disciplina, fortalece la autoestima y crea una mentalidad de superación

Los antiguos griegos tenían una muy acertada distinción entre talento y habilidad: talentosos eran aquellos que tenían una facilidad natural e innata para algo, mientras que los hábiles eran aquellos que, sin tener aparente talento, lograban destacar mediante la práctica y el trabajo. Hoy por hoy se suele escuchar a personas decir con total seguridad que “no aprendieron a tocar por falta de talento”. Pues bien, sepan que se puede aprender música sin tener talentos innatos. Como dice aquella frase de autoría dudosa (se ha visto atribuida a J.S. Bach, L. Beethoven, Thomas Edison y Marcelo Bielsa): el éxito es 1% inspiración y 99% transpiración. Vale decir: no es el talento lo que determina el resultado final, sino la dedicación y la práctica rigurosa que uno ponga para lograr resultados.

Para complementar la nota: (Un video de TED Ed)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.